Por qué el éxito de África en la erradicación de la poliomielitis es importante hoy.

Mientras el mundo lucha contra una pandemia, África ha quedado libre de poliomielitis. Las lecciones aprendidas pueden ayudar en su lucha contra COVID-19.

por y

«¿Podrías patentar el sol?» Así respondió el virólogo estadounidense Jonas Salk cuando se le preguntó si estaría patentando su revolucionaria vacuna contra la polio.

El virus de la poliomielitis, que alguna vez mató o mutó a cientos de miles de niños cada año y provocó bloqueos durante el verano, está un paso más cerca de ser consignado en los libros de historia.

Sin casos registrados desde 2016, la región africana ha recibido la certificación como libre de poliovirus salvaje por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y este es uno de los mayores logros en la historia de la salud pública.

La entrega de vacunas contra la poliomielitis a todos los niños de la región africana y la eliminación del virus salvaje no es poca cosa, y los recursos humanos, las habilidades y la experiencia adquiridas en el proceso dejan un legado sobre cómo abordar las enfermedades y llegar a las comunidades más pobres y marginadas. con servicios de salvamento.

Liderazgo de todos los niveles de gobierno a través de las líneas partidistas, una asociación público-privada histórica que recaudó miles de millones, millones de trabajadores de la salud que llegan a los niños en toda la región, desde zonas de conflicto hasta áreas remotas a las que solo se puede acceder en motocicleta o helicóptero, y una cultura de mejora continua Todos fueron fundamentales para superar los desafíos y los obstáculos.

A medida que los países trabajan para suprimir el COVID-19, muchos de los mismos métodos básicos de salud pública tradicionales utilizados en la erradicación de la poliomielitis, incluido el rastreo y la vigilancia de contactos, son clave para romper las cadenas de transmisión y salvar vidas y medios de vida de la primera pandemia de coronavirus en la historia de la humanidad.

En 2012, la mitad de todos los casos de poliovirus salvaje registrados a nivel mundial se produjeron en Nigeria , el último país de la región que se libró del virus. Sin embargo, al igual que con la pandemia de COVID-19, la lección es que nunca es demasiado tarde para revertir un brote de enfermedad. Mediante un arduo trabajo, nuevas innovaciones y asegurando que ningún niño se pierda, Nigeria y toda la región africana han derrotado a la poliomielitis.

En toda la región, los trabajadores sanitarios van de pueblo en pueblo y de puerta en puerta vacunando a los niños varias veces y ofreciendo asesoramiento y apoyo sanitarios a la comunidad. Es un esfuerzo extraordinario iniciado por Rotary International, que en la década de 1980, cuando se producían cientos de miles de casos cada año, hizo un llamado mundial a la erradicación.

La asociación público-privada única fue encabezada por gobiernos de todo el mundo que respaldaron política y financieramente el esfuerzo, así como por una serie de socios como Rotary International, la OMS, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. la Fundación Bill y Melinda Gates y Gavi, la Alianza de Vacunas.

Hay una muy buena razón por la que los mejores científicos del mundo se apresuran a encontrar una vacuna contra el COVID-19. Llevar la poliomielitis al borde de la erradicación solo fue posible gracias a vacunas seguras y eficaces que fueron desarrolladas conjuntamente por Estados Unidos y la URSS en el apogeo de la Guerra Fría.

Anteponer el interés común de la humanidad a los esfuerzos nacionalistas fue un acto digno que rindió frutos no solo para Estados Unidos y la URSS, sino para el mundo entero.

Utilizando el Acelerador de acceso a herramientas COVID-19 (ACT), que tiene como objetivo acelerar el diagnóstico, la terapéutica y las vacunas, la OMS está trabajando actualmente con los sectores público y privado para acelerar el proceso científico y garantizar que cuando haya nuevas herramientas disponibles, alcancen aquellos que los necesitan.

Aprender de la cooperación pasada y compartir suministros finitos de manera estratégica y global es en realidad el interés nacional de todos los países.

Con la región africana alcanzando el número dorado de cero casos de polio salvaje, la atención del mundo ahora se dirigirá a los lugares restantes donde se esconde el virus. Y la buena noticia es que los dos países restantes que aún registran casos de polio salvaje, Pakistán y Afganistán, han reanudado la vacunación contra la poliomielitis después de una breve suspensión debido a COVID-19.

Se necesita una gran cantidad de recursos y esfuerzos para garantizar que el mundo utilice esta oportunidad crítica para proteger a todos los niños en Afganistán y Pakistán en la próxima temporada baja, durante la cual hay una disminución natural en los casos del virus de la polio.

Ahora es el momento de trabajar con todos los socios y poner la vacunación infantil en primer lugar para que podamos acabar con la poliomielitis y la comunidad sanitaria mundial pueda abordar otras enfermedades infantiles como el sarampión, la neumonía y la diarrea por rotavirus, que se pueden prevenir con una vacuna.

Al agradecer y felicitar a los gobiernos, los trabajadores de la salud, la sociedad civil y todos los grupos que han sido parte de esta lucha titánica, es importante aprovechar el impulso para invertir más en los sistemas de salud, así como en la fuerza de trabajadores de la salud, para proteger a las personas de esta lucha. pandemia y prepararlos para futuros brotes de enfermedades.

Polio y COVID-19 demuestran que las mejores formas de romper las cadenas de transmisión de enfermedades son trabajar juntos en solidaridad, acelerar la ciencia y cooperar continuamente para resolver problemas sobre el terreno y mejorar la prestación de servicios.

La visión de Salk de un mundo libre de polio está a nuestro alcance. Tomémoslo con ambas manos y usémoslo como nuestra inspiración para un mundo más seguro y saludable.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a los autores y no reflejan necesariamente la postura editorial de Al Jazeera.

Tomado de Aljazeera.com

SOBRE LOS AUTORES

Cada 24 de octubre se realizan campañas que pretenden concienciar y ayudar a erradicar la polio en el mundo en el Día Mundial de la Poliomielitis. La fecha escogida es un tributo y celebración al nacimiento de Jonas Salk, el investigador estadounidense que hizo posible el desarrollo de la vacuna que logró prevenir esta enfermedad.

Qué es la poliomielitis

La poliomielitis o polio es una enfermedad infectocontagiosa que afecta el sistema nervioso central. Puede causar inflamación del cerebro y de las neuronas motoras de la médula espinal, llegando a causar atrofia muscular, parálisis, parálisis permanente, deformidad y hasta la muerte. Los afectados son principalmente niños.

Esta enfermedad se transmite de una persona a otra por vía oral, ya que el virus se transporta en el agua o con los alimentos contaminados con materia fecal de otra persona infectada. Al llegar al intestino el virus se multiplica y se excreta, propagándose entre unos y otros. Aunque es una enfermedad infecciosa, puede combatirse y evitarse con la vacunación.

 Breve historia de un descubrimiento

En todo descubrimiento científico hay diversos involucrados que dejan su granito de arena para que las investigaciones vayan avanzando a lo largo del tiempo. Es por ello, que haremos un breve recuento del descubrimiento de la vacuna que hoy en día salva millones de vidas.

Después de diversas teorías y avances en el área científica, John Franklin Enders logra, en 1949, cultivar el virus que causa la polio, lo que le permitió a Jonas Salk desarrollar una vacuna inyectable que resultó ser efectiva. Posteriormente, otro científico de nombre Albert Bruce Sabin complementó el trabajo para que esta vacuna fuese administrada vía oral. Hoy en día la conocemos con el nombre de trivalente.

La iniciativa de Rotary

En 1979, Rotary inició un proyecto destinado a administrar vacunas en Filipinas, logrando beneficiar a más de seis millones de niños. Seis años después, lanzó la campaña internacional denominada Polio Plus, buscando con ello recaudar 120 millones de dólares en la lucha contra la enfermedad.

En 1988, por iniciativa de Rotary, en conjunto con la Organización Mundial de la Salud, UNICEF y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades se lanzó la Iniciativa Mundial para la Erradicación de la Polio. Posteriormente se unieron otros organismos como la Fundación Bill y Melinda Gates.

Gracias al trabajo de estas organizaciones, artistas y voluntarios, la polio se ha erradicado en la mayoría de los países, pero sigue siendo endémica en algunos países como Pakistán, Afganistán y Nigeria, aunque en este último no se han registrado nuevos casos.

Es por esto por lo que Rotary trabaja desde hace más de 30 años para erradicar la polio y hemos logrado grandes progresos en pos de un mundo libre de esta enfermedad. Como entidad fundadora de la Iniciativa Mundial para la Erradicación de la Polio, hemos ayudado a reducir el número de casos de polio en más de un 99,9 por ciento.

Sólo quedan dos países en los que la Polio siendo endémica, es de vital importancia eliminar esta enfermedad y mantener al resto del mundo libre de este flagelo.

Si todos los esfuerzos de erradicación se detuvieran hoy, dentro de 10 años, la polio podría paralizar hasta 200 000 niños al año.

INVOLÚCRATE

Únete a los 1,2 millones de vecinos, amigos, líderes y solucionadores de problemas de Rotary los cuales ven un planeta en que las personas se unen y toman acción para generar un cambio perdurable en el mundo, sus comunidades y en sí mismos.

CONTÁCTANOS E INFÓRMATE